Mi primer viaje desde que se iniciara la pandemia, allá por marzo de 2020, fue en junio de 2021 y el destino elegido fue Italia. Queríamos visitar la Costa Amalfitana, y aprovechamos para quedarnos un par de días en Roma. 

Cogimos el vuelo en Oporto hasta Roma por un precio increíble ¡48 euros ida y vuelta!

En Roma nos quedamos en un hotel súper barato, Lemei House, al lado de la estación Termini, donde te deja el autobús desde el aeropuerto. Los que regentan el establecimiento son asiáticos, y, atención: solo hablaban chino. Ni una sola palabra en inglés, italiano y menos español, claro. Nos tocó comunicarnos con el teléfono a través del traductor. Fue una situación, al principio, incómoda, pero de la que nos reímos después, al pasar el mal rato. Es que la señora se empeñaba al principio en hablarnos en chino y pretendía que le entendiéramos. 

Y es que, si pagas 36 euros la noche en Roma, son cosas que pasan. 

Yo había estado en el verano del 2010, durante un crucero por el Mediterráneo que hice con mi hermana y la ciudad que me encontré estaba totalmente diferente. Obviamente el coronavirus hizo mella también en el tráfico de turistas y fue sorprendente ver las calles vacías. 

Visitamos el Coliseo, el barrio de Trastevere, que me enamoró y decidimos cenar ahí el último día. 

Nos movimos en autobús a algunos puntos y algo que nos sorprendió es que nadie pagaba, luego investigando supe, que aunque parezca que nadie paga, la gente que vive en Roma suele comprar billetes mensuales o anuales, y no les hace falta convalidarlo y da la sensación de que ningún italiano paga. Para los turistas también existen ofertas para viajar por tres días, una semana, etc… y tampoco necesita convalidarlo cada vez que entren en un autobús, solo una única vez para activarlo y listo. 

Una de las noches cenamos como habíamos planeado en el Trastevere. Elegí pasta carbonara preparada con la receta original, es decir, con yema de huevo, queso pecorino y tocino. Elegimos el restaurante Tonnarello y quedamos encantados. Buen precio y muy rico.

Empieza nuestro viaje a la costa Amalfitana. Cogimos un tren de Roma a Nápoles. Hay unos 220 km y hay varios precios según el tiempo que tardas en llegar. 

El trayecto de 3 horas cuesta 20 euros. El trayecto de dos horas, 35 euros y el de una hora tiene un precio de 50 euros.

Y una vez en Nápoles autobús a Sorrento, el pueblo que es la puerta de entrada a la Costa Amalfitana.

Llegamos a Sorrento y nos alojamos una noche en Mignon Meublé, un hotelito de estilo marinero, muy coqueto.

El pueblo entero huele a limón. Seguramente habéis probado el limoncello, pues el auténtico es un licor de pieles de limón, pero no de cualquiera: tiene que ser de cítricos de la península de Sorrento. 

Los limones sorrentinos son una variedad muy especial: la piel tiene dureza media, dan mucho zumo, son más grandes de lo normal y tienen forma ovalada y además son casi dulces. De hecho en Capri se comen como si fueran naranjas. 

Pues algo muy curioso es que tu vas paseando por las callejuelas de Sorrento y si entras en cualquier tienda, te ofrecen chupitos de su limoncello casero, así que cuidado con aceptar todos… jajaja

Sitios que destaco de este pueblito: 

  • Corso Italia, la calle más popular, repleta de restaurantes, bares, tiendas, incluso un cine. Una calle muy animada que atraviesa la popular 
  • Piazza Tasso, la plaza más importante Construida en 1866.
  • Marina Grande es un pequeño puerto tradicional localizado en una bonita bahía a la que se puede llegar en bus desde el centro o bajando un buen número de escaleras. Cuando llegas te sientes en Italia de verdad. Ahí puedes ver  cómo los pescadores limpian las redes y mantienen a punto los barcos de madera, te puedes incluso bañar o comer en algún restaurante y quedarte hasta ver el atardecer. Dicen que desde ahí, desde la Marina Grande se puede ver una de las puestas de sol más bonitas de la ciudad.

En general, puedes encontrar precios económicos tanto para comer como para cenar.

María Mera
María Mera

Mente viajera

Si te ha gustado el post,
compártelo con tus amigos:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email