La Rusia que dice no a la guerra

Rusia acapara en los últimos días todas las portadas de los medios de comunicación tras la invasión a Ucrania. Algo que los propios expertos no vieron venir y las cifras de muertos y heridos no deja de subir. Ya son 200 fallecidos y parece que el final de este conflicto no está claro ni cercano.

Sabemos que el ambiente en Kiev es desolador, toque de queda desde las 5 de la tarde hasta las 8 de la mañana, y angustia ante un futuro incierto mientras las democracias del mundo miran hacia otro lado. Pero y ¿a dónde mira una ciudadana rusa que la guerra iniciada por su presidente no le representa?

la rusia que dice no a la guerra4

Alexandra Kropacheva  tiene 32 años y vive en San Petersburgo, pero nació en Ekaterimburgo, donde estudió Relaciones Internacionales. Su primer trabajo fue como traductora en una empresa en la que estuvo 4 años. Hoy es profesora de inglés en un país que mantiene en vilo al mundo.

Alexandra cuenta que la mayoría de los rusos tienen el corazón roto por la situación actual. La relación con Ucrania es muy estrecha. Muchos tienen amigos o familiares que viven en Kiev y no saben cómo ayudarlos por lo que el sentimiento general es de ansiedad y angustia.
Nadie fue capaz de prever la situación por lo que tampoco se atreve a dictaminar cuando podría ser el final. Sí destaca que el gobierno de su país tiene muy controlados a los medios de comunicación, por lo que resulta muy difícil saber lo que está ocurriendo realmente. Ella se vale de medios internacionales para tener un conocimiento más objetivo de la situación.

la rusia que dice no a la guerra4

Si nos centramos en su propia historia, Sasha, como así le llaman sus amigos, estudia relaciones internacionales en la universidad y su primer trabajo es como traductora de inglés en una empresa que estuvo 4 años y que finalmente deja, por las estrictas medidas que exigían a los trabajadores y la imposibilidad de viajar o ser dueña de su tiempo.

Encuentra entonces un trabajo como dependiente en una tienda duty free en un crucero, y cumple dos contratos hasta dejar también el barco al sentirse atrapada.

la rusia que dice no a la guerra4
la rusia que dice no a la guerra4

Vuelve a buscar trabajo y finalmente le surge una oferta en China como profesora de inglés. Allí vive dos años y recuerda las primeras semanas muy frustrantes. Lloraba y se preguntaba continuamente “¿qué hago yo aquí?”. Tuvieron que pasar unos meses para que empezara a hacer amigos y poder disfrutar de la gastronomía del país. Finalmente se adaptó.

Algo muy curioso que le ocurrió, en su estancia en China fue que por unos meses se había desplazado a Bangkok para certificarse como profesora internacional realizando el curso CELTA de Cambridge, y cuando quiso volver a su casa, el COVID había estallado y nunca más pudo regresar a la que era su casa. Tuvo que volver desde Tailandia directamente a Rusia, hasta el día de hoy.

Actualmente es muy feliz en su trabajo como profesora de inglés de manera on-line. Eso le permite viajar y organizar su propio tiempo. Algo con lo que siempre había soñado. De hecho, le encanta compartir sus viajes a través de las redes sociales.

DÓNDE ENCONTRARLA

IG: @sasha_krop

María Mera
María Mera

Mente viajera

Si te ha gustado el post,
compártelo con tus amigos:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email